Fundación Gustavo Adolfo

shapeimage_5

Bienvenidos

Todo mi esfuerzo y mi trabajo siempre tuvieron un propósito: mi hijo. Y mi hijo siempre tuvo un sueño:
Ayudar a los niños menos favorecidos.
Hoy Adolfito no está presente, pero su espíritu nos ha impulsado a concretar su sueño. Así nace FUNDAGUAD.
Los esperamos.
Liliana Trujillo.

Agradecemos al Padre Alberto Olivera por aceptar presidir la Fundación ya que Adolfo lo había elegido como su padrino y lo respetaba y amaba como tal.